derecho laboral reunión personas
Derecho Laboral

Despidos

El despido es la decisión del empresario de poner fin a la relación laboral que mantiene con el trabajador.

Los despidos pueden ser disciplinarios, cuando hay un incumplimiento grave del empleado, despidos objetivos, permitidos por la ley por causas económicas, técnicas o de producción y despidos colectivos, los llamados Expedientes de Regulación de Empleo de Extinción.

Explicamos brevemente cada uno de ellos, en qué casos serán procedentes, improcedentes o nulos y el acceso a las prestaciones por desempleo.

Despido disciplinario.

Es aquel en el que el empresario decide poner fin al contrato debido a un incumplimiento grave y culpable del trabajador.

El despido disciplinario a su vez podrá ser considerado como procedente, improcedente o nulo.

Un despido será procedente cuando las causas del despido queden demostradas y en caso contrario, o en el caso de que no se hayan seguido los requisitos formales exigidos por la ley, será improcedente. Será considerado un despido nulo, cuando esté fundamentado en causas de discriminación prohibidas en la Constitución, entre otras. Ejemplo: despedir a un trabajador por razón de su orientación sexual, su religión o su nacionalidad.

La diferencia está en la indemnización, ya que si es considerado procedente, el empleador no tendrá que pagar ningún tipo de indemnización.

Despido nulo.

Si el despido fuera considerado Nulo, se readmitirá al trabajador en el mismo puesto de trabajo pagándole los salarios dejados de percibir desde la fecha en la que fue despedido.

Despido improcedente

Si fuera considerado improcedente, el empresario podrá optar entre la readmisión del trabajador o la indemnización. Si opta por la indemnización, al trabajador le corresponderá una indemnización de 33 días de salario por año trabajado con el tope de 24 mensualidades (si el contrato fuera anterior al 12 de febrero de 2012, lo trabajado hasta esa fecha se indemnizará con 45 días de salario).

Despido objetivo.

El despido objetivo es aquel por el que se extingue el contrato de trabajo debido a causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. El despido objetivo tiene una indemnización de 20 días de salario por año trabajados, con un máximo de 12 mensualidades.

Despido colectivo (ERE de extinción).

Se produce cuando el despido objetivo afecta a un número de trabajadores dentro de la misma empresa. Al igual que el despido objetivo, el despido colectivo se indemnizará con un mínimo de 20 días de salario por año trabajado con el tope de doce mensualidades.

La impugnación del despido.

Si el trabajador no está conforme con el despido debe impugnarlo judicialmente y hacerlo antes de que se le pase el plazo, que es de 20 días hábiles. La impugnación se hace a través de la papeleta de conciliación. Tras la impugnación, será el juez el que declare el despido como procedente, improcedente o nulo.

OH Abogados, especializados en Derecho Laboral

Accidentes de trabajo

El accidente laboral se puede producir de camino al trabajo, lo que se considera accidente laboral in itinere, o durante el desempeño del puesto de trabajo, tanto en las instalaciones de la empresa como fuera en horario laboral.

El accidente laboral puede dar lugar a diferentes prestaciones, desde la básica prestación por incapacidad temporal como consecuencia del tiempo en que uno no se encuentra en disposición de ir a trabajar como consecuencia del accidente laboral, prestaciones a tanto alzado como consecuencia de haber sufrido lesiones permanentes no invalidantes, hasta ser causa de una incapacidad permanente, total para profesión habitual o absoluta.

Las contingencias profesionales las cubren las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, y por tanto en caso de accidente laboral se debe acudir a la Mutua correspondiente, quien se encargará tanto de la salud del trabajador como de la gestión de las prestaciones.

En caso de que el accidente laboral se produzca como consecuencia de la falta de medidas de seguridad e higiene en el trabajo por parte de la empresa, esta será responsable de abonar al trabajador una indemnización por los daños causados. Este incumplimiento puede acarrear asimismo para la empresa sanciones administrativas, así como un recargo en las prestaciones a que tenga derecho el trabajador con cargo a la empresa.

El accidente laboral supone un sistema muy complejo de derechos en los que debe dejarse asesorar. Contamos con los mejores profesionales en el asesoramiento en materia de accidentes laborales.

¿Tiene dudas?

Consulte con nuestros profesionales, quienes les facilitaran la mejor solución.

Relice su consulta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR